TUTORIAL | Juego memory encajable

Hola guapuras,

De nuevo nos encontramos en nuestra cita semanal del #tutojueves y hoy es el estreno de nuestra nueva DT Marta. Madre mía! Qué pasada de bonito lo que os espera… Yo no digo más, sigo sin palabras… Seguid leyendo y luego si eso lo comentamos…

Por cierto, tuto ideal para “madres interactivas” ¿es tu caso?


Hola chicas, estoy emocionada por enseñaros mi primer tuto con cocoloko. Hoy veremos cómo hacer dos juguetes. Crearemos un memory y a la vez un encajable donde poder guardar nuestras fichas y así estimular la motricidad fina de los niños. Desde que tuve a mi pequeño y se me terminó la leche de fórmula, esta juguete me rondaba por la cabeza sin parar pero nunca encontraba el momento adecuado ni unos sellos que me convencieran hasta que recibí todos los de Raquel. Como veréis, he utilizado todos los sellos de todas las colecciones.

Empecemos, este es el material que necesitaremos

 

Necesitaremos 3 papeles: dos estampados (uno para forrar el tarro de leche y otro para forrar las fichas) y uno liso blanco. Un cartón gris (cartón duro de encuadernación). Sellos Cocoloko con sus bases de metacrilato. Tinta, preferiblemente permanente como el de la foto. Un pincel y pintura Chalk Paint. Por útlimo, necesitaremos herramientas básicas: lápiz, goma, tijeras, cúter, regla metálica, cinta de doble cara, pincel de agua y guillotina.

 

 

Empezaremos marcando los cuadraditos de las fichas del memory. Para ello marcaremos unas líneas de cinco en cinco centímetros tanto en horizontal como en vertical. Deberemos hacerlo en el cartón gris, la hoja blanca y en uno de los estampados.

Una vez marcado, cortamos los cuadraditos. OJO, el blanco no lo cortéis todavía, ya que luego estamparemos en él. El estampado con guillotina se corta más rápido pero también podéis hacerlo con tijeras. El cartón gris lo cortaréis mejor con un cúter y una regla.

 

Ahora nos centraremos en las cuadraditos del cartón gris. Al cortarlos podréis comprobar que se quedan un poco desgastados en los laterales. Para lograr un acabado perfecto, los podemos lijar pero es opcional. Una vez lijados, los pintaremos con pintura del color que más os guste. Los dejaremos secar el tiempo que necesiten.

Mientras se van secando las fichas, vamos creando los dibujos a emparejar. Debemos escoger 18 sellos los cuales estamparemos dos veces. De esta manera, el juego tendrá 36 fichas.

 

Una vez estampadas todas las casillas, toca colorearlas. Yo últimamente lo hago todo con acuarelas así que me decidí por colorear las imágenes con lápices acuarelables. El efecto queda precioso y no se arruga mucho el papel ya que no se trabaja con tanta agua como con las acuarelas normales. No obstante, aviso, este papel blanco con el que he trabajado en muy grueso.

 

A continuación recortamos todos los cuadraditos que hemos pintado con la guillotina o con las tijeras.

 

Ya podemos darle forma a nuestras fichas. Primero deberemos comprobar que nuestras fichas pintadas estén secas por completo y procederemos a pegar con cinta de doble cara ambos lados de la ficha. En la parte trasera pegaremos el papel cuadradito estampado (pasos 1 y 2) y en la parte delantera un cuadradito con una imagen que hemos coloreado anteriormente (paso 3 y 4).

 

¡Un consejo! Que no había pensado que fuese necesario pero en dos o tres veces que hemos jugado…me he dado cuenta de lo importante que sería darle una capa de barniz si no quieres quedarte sin dibujitos monos en dos días jaja así que os recomiendo que le deis una capita de barniz mate a las fichas.

 

Ahora le toca el turno al bote de leche. Vamos a tunearla y ponerla bonita. Cada bote tiene un tamaño diferente, así que antes de cortar el papel mide bien cuánto es la altura del bote y así poder recortar el papel y pegarlo con cinta de doble cara.

Ya me iréis conociendo pero soy demasiado perfeccionista… jaja el tema es que igual a veces no nos queda perfectamente forrado el bote así que aquí os enseño un truquillo para que quede perfecta, cubrir la imperfección con el bendito washi tape.

 

Por último, ya solo nos quedaría hacerle la ranura a la tapa de plástico del bote para poder insertar las piezas del memory y guardar el juego.

Con un boli marcáis un poco donde hacer el corte y el tamaño de la ranura. Medirlo bien con una ficha ya seca. A continuación, lo cortamos con un cúter y ya tenemos listo los dos juegos.

 

Deja un comentario